Desembarco

Descripción: 

El desembarco se puede considerar el primer acto de la trilogía festera de los Moros y Cristianos de nuestra localidad, donde se representa la llegada de las huestes Moras por el mar y su lucha en la playa, con las tropas Cristianas El Campello que pierden ante el empuje de los invasores venidos del mar y que dará pie a los diferentes actos posteriores de las Fiestas.

Guión: 

- Alerta en la Torre centinela
- Cabalgata de aviso
- Incursión mora con arcabucería
- Cañoneo naval
- Desembarco árabe
- Llegada del Capitán cristiano
- Desembarco del Capitán moro
- Enfrentamiento de fuerzas y paladines a pie y a caballo
- Retirada cristiana y avance sarraceno hasta la Torre
- Defensa del baluarte cristiano
- Embajada en la Torre de la Illeta

Reseña: 

La deseada costa del levante peninsular siempre ha sido destino de múltiples civilizaciones. Durante la época que nos ocupa, barcos sarracenos realizaban incursiones constantes y, a veces, flotas invasoras desembarcaban en sus playas.
Durante las celebraciones de las gentes de estas tierras, confiaban sus vidas a unos pocos elegidos que custodiaban su merecido descanso y en caso de divisar un barco enemigo, daban aviso a la población. Situados en baluartes defensivos, encendían el Fuego de alarma que era secundado por otros de carácter similar, partiendo jinetes a proclamar la mala noticia a los señores del territorio y habitantes del interior.
Los reducidos cuerpos de guardia de la población se aprestaban a la defensa, a la espera de la llegada de refuerzos, intentando retrasar el desembarco de la fuerzas invasoras apoyadas por artillería naval. Tras la angustiosa y, a veces escasa resistencia, el Capitán de la tropas aldeanas, comandante las fuerzas formadas por efectivos de las comarcas circundantes, acudía a socorrer a la sitiada resistencia. Caballeros y estandartes le precedían cuando, bajo el clamoroso ritmo de los sonidos marciales desembocaban en el campo de batalla. A su llegada los cañones hablaban incesantes y el sarraceno palidecía; sin flota más cercana estaban perdidos y a su rápida llegada encomendaban sus oraciones.
Tras el análisis de la situación, el Señor arabesco tomaba su decisión. Mientras las gentes sencillas se encomendaban a su Patrona, que la misma no sería otra que su regreso a la tierra africana que los vio nacer.

El Desembarco ha iniciado, al moro Capitán la codicia le ha cegado. Envía sus huestes y vasallos, todos en el suelo y por sus arenas a caballo. Lucha en la playa, honor mancillado, el moro invasor el cristiano ha expulsado. Sólo queda hacerse fuerte en el fortín empedrado y esperar que los ejércitos acudan a recuperar el territorio arrebatado.
El moro saqueador sabedor de su predominio, pausadamente con su cortejo el avance ha iniciado y tras nulos intentos de resistencia a los pies de la fortaleza a su embajador ha enviado.

Fecha: 
12 de Octubre
Hora: 
07:00h
Duración: 
2:30h
Lugar: 
Platja del Carrerlamar i Torre de l’illeta.
Participantes: 
800 persones
Público asistente: 
5000 persones